26.ENE Domingo, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

Alberto de Belaunde: "Derechos LGTBI están en la etapa inicial" [VIDEO]

“Yo creo que, para que una democracia pueda ser real, todos tienen que ver sus derechos reconocidos, tutelados y respetados. (…) Creo que hasta que los derechos LGTBI no sean reconocidos, la democracia en el Perú estará incompleta”.

Alberto de Belaunde. (Perú21)
Alberto de Belaunde. (Perú21)
Ricardo Monzón Kcomt

Ricardo Monzón Kcomt

@rmk_04

La lucha por los derechos LGTBI no es un fenómeno peruano; está presente en todo el mundo. Esa realidad está reflejada en 13 entrevistas a distintas autoridades latinoamericanas hechas por el congresista Alberto de Belaunde y difundidas a través de su libro Más allá del arcoíris. En esta conversación, reflexiona sobre el estado de la discusión por la igualdad en el Perú.

Leyendo el libro, uno ve que existe una problemática común en Latinoamérica sobre los derechos LGTBI. ¿Cierto?

-Sí, son básicamente cuatro temas los que preocupan en la agenda de derechos LGTBI: la discriminación misma, los crímenes de odio, los proyectos de vida en común y la identidad de género. Lo que veo es algo que no es una sorpresa: Perú, junto con Venezuela y Paraguay, está rezagado en estos derechos. Cuando uno lee el libro, se da cuenta de que estamos del lado correcto de la historia. El mundo avanza hacia sociedades más igualitarias.

Del otro lado se dice que sí, el mundo avanza, pero a una crisis moral.

-Esta reacción conservadora no se da solo en el Perú. En Colombia, por ejemplo, existe un movimiento cuya principal bandera es ir en contra del currículo escolar, diciendo que ‘homosexualiza’ a los niños. Si eso fuese posible, yo ya habría sido ‘heterosexualizado’ en mi colegio católico.

En Perú, dice, estamos a la retaguardia en reconocimiento de derechos LGTBI. ¿Qué hace que una sociedad reconozca estos derechos y otros, no?

-Hay varios elementos. Una educación pública de calidad, que te abra la mente hacia el mundo, te lleva a tener un debate político en el que no satanizas inmediatamente al otro. Eso permite que cualquier cambio social se realice de una manera más ordenada y rápida que en sociedades donde la cultura política y ciudadana es todavía más precaria, como en nuestro caso. Otro elemento es la madurez de la clase política.

Esos elementos son de un país desarrollado. ¿Los países renuentes a aprobar iniciativas LGTBI son los que no alcanzan el desarrollo total?

-Yo creo que, para que una democracia pueda ser real, todos tienen que ver sus derechos reconocidos, tutelados y respetados. En el Perú se ha avanzado mucho y la discusión ya no está en el reconocimiento. Es el caso de las mujeres o los afroperuanos. Solo los derechos LGTBI están en la etapa inicial. Yo sí creo que hasta que los derechos LGTBI no sean reconocidos, la democracia en el Perú estará incompleta.

¿Fue su orientación sexual lo que lo motivó a incursionar en política?

-No, mi vocación política viene de familia. Pero, digamos, son dos características que se han combinado muy bien. Por un lado, ese interés en comprometerme con causas sociales y de la libertad y, por otro lado, el pertenecer a un grupo vulnerable que no tiene sus derechos reconocidos.

En el primer año legislativo, usted iba a ser el presidente de la Comisión de Justicia. ¿Tuvo resistencias en contra?

-No. Se voceó mi nombre, pero yo tenía muy claro que me interesaba aprender bien antes de asumir alguna responsabilidad.

En la bancada de PpK, también hay personajes como Moisés Guía, quien tiene una visión en la que no concibe propuestas LGTBI. ¿Hoy ya hay una agenda común sobre este tema en la bancada?

-El gobierno ha tenido un liderazgo clarísimo en este tema. Desde el Legislativo corresponde el apoyo a ese trabajo. El caso de mi amigo Moisés es particular porque él tiene un credo religioso y eso le genera una serie de problemas de conciencia. En su caso entiendo la abstención, pero yo te diría que la gran mayoría de la bancada apoya esta agenda.

¿La unión civil será el primer tema que impulsará desde la presidencia de Justicia?

-No, hay temas que han quedado pendientes y que ya tienen consenso, como el de los jueces de paz no letrados. Sin duda, habrá espacio, y es un compromiso que tengo, para discutir unión civil y crímenes de odio, pero la agenda de Justicia es muy compleja.

Pero la unión civil es el tema que más interés le genera.

-Es el tema que más me interpela. Pero, como presidente de la Comisión de Justicia, tengo que alinearme con los objetivos que ha puesto el gobierno. No soy, como los gringos llaman, un single issue congressman.

Congresista de un solo tema.

-Es más, de mis nueve proyectos de ley, solo dos son de temática LGTBI. Estos proyectos, de unión civil y crímenes de odio, ya han sido muy discutidos y este periodo deben ser puestos a votación sí o sí en la comisión.

¿Cuándo estarán listos?

-El tema de crímenes de odio tiene que salir este año. El de unión civil entre finales de esta legislatura e inicios de la siguiente tiene que ser debatido. Sería un honor sustentar estos dictámenes en el Pleno del Congreso.

Como reflexión final, ¿qué mensaje les daría a aquellos que no van a querer leer su libro y, probablemente, tampoco esta entrevista?

-(Risas). Que lo lean. Siempre es bueno leer posiciones contrarias, acercarse a textos que nos interpelan. No solo es democrático, sino que nos ayuda. Puede que sigas pensando lo contrario y, tal vez, esto te dé más argumentos para estar en contra, o puede que empieces a matizar unas ideas. Esa es una de las cosas mágicas de la lectura.

Autoficha

“Soy congresista de Peruanos por el Kambio (PpK). El sábado presenté en la Feria del Libro Más allá del arcoíris, mi primer libro, en la Sala Ciro Alegría, junto al ministro de Cultura, Salvador del Solar, y la periodista María Luisa del Río, en el stand de Planeta”.

“Este es el gobierno que más ha hecho por los derechos LGTB en la historia. Está el Decreto 1323, el protocolo de atención a mujeres trans, la encuesta virtual a población LGTBI, la reincorporación del capítulo de derechos LGTBI al plan de derechos humanos”.

“Mi abuelo fue cinco veces diputado por Arequipa y yo crecí con sus historias de rebelión del 50. En general, la sobremesa de mi casa siempre ha sido muy política y el interés en ella lo he tenido desde antes de cobrar conciencia de mi orientación sexual”.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.