27.SEP Domingo, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados

César Leigh Arias: "Un bombero se lanza aun a costa de su propia vida”

“La mejor manera con la que la ciudadanía puede ayudar a los bomberos es respetando las normas de seguridad. Que tome conciencia de que estas disposiciones son de obligatorio cumplimiento y que es la mejor manera de prevenir cualquier siniestro”.

César Leigh Arias (Mario Zapata / Perú21)
César Leigh Arias (Mario Zapata / Perú21)
César Martinez

César Martinez

No pide sueldos. Tampoco reconocimiento. Solo quiere apoyo y comprensión para su institución, el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios –ojo con esta palabra, VOLUNTARIOS– del Perú (CGBVP). El brigadier general César Leigh Arias considera, además, que la mejor manera de prevenir las emergencias es mediante el respeto de las normas de seguridad. Simple, aunque parece que para muchos no lo es. De lo contrario, no hubiéramos tenido grandes tragedias. La más reciente, la de la galería Nicolini.

Desde el incendio que ocurrió en 2001 en Mesa Redonda –que dejó más de 300 muertos–, ¿hemos aprendido algo en materia de seguridad? – Pienso que muy poco. Casi no se ha tomado conciencia de la dificultad que significa no estar prevenidos para evitar incendios de grandes proporciones, como los que hemos tenido últimamente.

¿A qué cree que se deba esto? – A que la gente cree que las medidas de seguridad son solo sugerencias y no son de estricto cumplimiento. Por ejemplo, cuando una persona ve un semáforo en rojo, cree que se le está sugiriendo que se detenga, y no es así. La idea es que se tomen en cuenta las máximas condiciones de seguridad. Si a un empresario o a una tienda le piden un extintor, siempre buscan el más pequeño y barato. Igual sucede con las instalaciones eléctricas, se buscan los cables más baratos.

La gente tiene un concepto limitado de seguridad. – La definición de seguridad debe cambiar. Se piensa que seguridad es lo que te brinda la Policía para que no te roben o lo que da el Ejército en salvaguarda de nuestras fronteras. Pero seguridad tiene que ver con la calidad de vida, el que vive mal quiere vivir bien y el que vive bien quiere vivir mejor. Seguridad es que no haya buzones sin tapa, que haya agua en tu casa.

Es momento de trabajar en prevención. – Llegó el momento en que hay que tomar conciencia, que hay que exigir las condiciones máximas de seguridad y, fundamentalmente, hay que prevenir. Si hubiéramos prevenido, no tendríamos estos problemas (en referencia al incendio de la galería Nicolini). Otra cosa. Todo esto trae una consecuencia muy seria: el desprestigio como ciudad segura. ¿Quién va a querer invertir en una zona con peligros permanentes? Y si ves la dimensión más grande, se cae en desprestigio internacional.

¿Cuáles son las necesidades más urgentes que tienen en este momento? – Somos 232 compañías de bomberos en 25 departamentales con 14 bomberos, más o menos. Necesitamos equiparlos a todos. Y es de urgente necesidad que cada bombero tenga equipo de protección personal y su equipo de respiración autónoma. Porque, cada vez más, los incendios involucran una serie de sustancias químicas que generan humos tóxicos y muy venenosos. La idea es proteger a todos los bomberos del país.

¿Y cuánto cuestan estos equipos de protección personal? – El casco, la chaqueta, el pantalón, las botas, la capucha y los guantes cuestan un aproximado de S/15 mil. Y el equipo de respiración autónoma, con aire purificado para respirar en superficies muy difíciles, más la máscara, significa nueve mil o diez mil soles más. Estamos hablando de más de S/20 mil. Pero hay que entender que lo que tú inviertes en seguridad no es un gasto innecesario, es una inversión productiva.

¿Y quién debe realizar esa inversión? – Esa es responsabilidad del Estado, ya sea a través del Gobierno Central, de las regiones o de las municipalidades.

¿De qué manera la ciudadanía podría ayudarlos? – En lo básico: que sea respetuosa de las normas de seguridad. Yo creo que si la población empieza a respetar las normas de seguridad, las cosas van a ir mejorando. Esto va desde no arrojar basura en la calle hasta respetar el semáforo, caminar por la vereda. También pedimos comprensión.

¿Qué le diría a aquellos que critican su trabajo? – Que entiendan que un incendio es una situación arriesgada y peligrosa. Para darte una idea, las temperaturas (en un incendio) superan los mil grados y a cien grados hierve el agua. Además, son superficies con gases que no se pueden respirar, que el traje de protección tiene sus limitaciones, hasta los 350 grados centígrados. Si ingresamos sin tener esa precaución, es prácticamente enfrentarse a la muerte. Ellos deben entender que estamos haciendo lo posible con lo que tenemos y hay momentos en que no se puede ingresar por las altas temperaturas y los gases tóxicos. Aparte está la tugurización y el hacinamiento de los locales. No es que no haya querido hacer el rescate (en el caso de la galería Nicolini), no es que se haya tenido temor, sino que las condiciones no eran adecuadas.

Cuando suceden situaciones como la de octubre de 2016, en la que murieron tres bomberos en un incendio, ¿cómo se sienten ustedes? – En primer lugar, mucha pena y consternación. Entender que lo que los guio es el espíritu de solidaridad, el arrojo, la valentía porque pensaban que había personas que rescatar, y no midieron. Tal es el sentir de un bombero, tal es la responsabilidad, el compromiso personal, que se lanza aun a costa de su propia vida. Hay que valorar el desprendimiento de sus propias vidas.

Autoficha

  • “Soy profesor de Biología y Química de nivel secundaria. En marzo de 1975 ingresé a mi compañía, Sullana N° 43, con 17 años. Estoy más de 52 años en la institución. Culminé mi carrera docente como director del colegio San Pedro Chanel. Soy fundador de los Boys Scouts en Sullana”.
  • “Cuando estaba en quinto de secundaria, regresaba con mis amigos luego disputar un partido de fútbol. Ahí vi a los bomberos en plena faena y les dije ‘cómo puedo ayudar’. Cogieron mi mochila, la arrojaron al camión y me dieron un pitón (manguera)”.
  • “Tengo cuatro hijos y seis nietos. Mi hijo mayor también es bombero y espero que mi nieto también siga la tradición. Soy regidor con licencia de Sullana. Hago bastantes cosas en mi localidad. También he sido fundador del museo. Estoy encargado del museo”.

Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.