12.AGO Miércoles, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Obama asumió la presidencia el 20 de enero de 2009, tres meses después del estallido de la primera crisis financiera mundial del siglo XXI. Recibió una herencia pesada del gobierno de Bush, difícil de revertir. En ese año, Estados Unidos enfrentó una recesión de -2.4% y la tasa de desempleo llegó a 10%, perdiéndose 10 millones de empleos. Había que actuar rápido en la tarea inicial: reactivar la economía y sanear el sistema financiero. Puso en marcha programas de estímulo económico (QE) y la economía reaccionó. Creció 2.2% como promedio anual entre 2010 y 2015, aunque todavía no logra el 3% anual, que es la cifra histórica. En el mismo período se crearon 11 millones de empleos, con lo que se redujo la tasa de desempleo a 4.9%.

Desde luego que los QE tuvieron costos, pues de algún lado había que sacar el dinero. Así como aumentó el gasto púbico para “sacar al país de su peor recesión desde 1930”, también creció la deuda de 35% a 69% del producto.

Entonces, ¿por qué perdieron los demócratas? Dejando de lado las explicaciones políticas, me parece que hay dos explicaciones: por un lado, la pobreza se ha mantenido durante los ocho años de Obama en torno de 13% de la población; por otro, la desigualdad de ingresos se ha mantenido constante. Lo que faltó fue que la mejora macroeconómica se reflejara en el bolsillo de los ciudadanos. Esto admite distintas interpretaciones, pero no se puede dudar que la recuperación, cierto que a tasas menores que las históricas, es sostenible a juzgar por el comportamiento hasta 2016.

Ojalá no se implementen políticas que generen bienestar en el corto plazo y una nueva crisis más adelante. En Perú ya lo vivimos. Y sabemos que el ajuste posterior es peor. No podemos olvidar que las crisis ocurren cuando los gobernantes no entienden que la economía tiene límites. Ni el gobierno, ni las personas, ni las empresas pueden gastar por encima de sus ingresos de manera indefinida.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.