22.SEP Martes, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Algunos siguen discutiendo el punto del IGV. Ni se ruborizan porque en millonarias apuestas diarias, los fondos de deuda más grandes del mundo digan que nuestro país es ahora más solvente fiscalmente que México y nuestro riesgo soberano se haya acercado al chileno.

Lo que trata este gobierno es de aprobar un conjunto de reformas. Es la primera vez que hay un intento así desde inicios de los 90, ya era hora. Estas buscan generar más bienestar y que cientos de miles de niños tengan un mejor futuro, de esto se trata.

Enviarlas, inusualmente, a comisiones creando varios espacios para negociación politiquera, o quejarse por prácticas usuales en estos casos, solo nos recuerda lo desubicada que sigue Fuerza Popular y la dificultad que tiene la agrupación política que gobierna para actuar políticamente y comunicar.

Productividad es hacer más con los recursos que tenemos, es la fuente más sana y sostenible de crecimiento a largo plazo. Entre 1990 y 2008, la productividad creció casi 22% en el Perú, pero cae desde entonces. No podemos generar bienestar al ritmo deseado sin aumentos de productividad; es la diferencia entre crecer rápido y no hacerlo. No podríamos ni con el Estado que no tenemos, por lo cual tenemos que adoptar reformas para que la productividad aumente.

También quisiéramos tener partidos políticos y líderes. Así PPK hubiera conversado con Keiko y Verónika para definir qué reformas adoptar, se hubieran enviado un conjunto de proyectos al Congreso desde el Ejecutivo, estos se hubieran complementado desde los partidos que no forman el gobierno y los partidos (no lo que hay) hubieran actuado políticamente para aprobarlos, esta negociación política hubiera introducido matices.

Esto es un sueño, ya que no tenemos ni partidos ni líderes. Necesitamos las facultades.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.