18.ENE Sábado, 2020
Lima
Última actualización 08:39 pm
Clasificados
Opinión

Pocos medios de prensa han comentado el affaire Castañeda-OAS. Para mí no es sorpresa alguna. Ni lo fue en su momento. De un lado, una empresa subsidiada por el Brazilian Development Bank (BNDES), el banco de fomento de uno de los estados mais mercas du mundo, a la que se adjudicó una iniciativa privada en la segunda gestión de Castañeda, que estaba en proceso de quiebra cuando se decidió hacer el by-pass, y cuyo presidente estaba camino a la cárcel por el caso Lava Jato. Del otro, nuestro alcalde y su círculo íntimo.

Si esto no ha merecido la atención de la parte menos independiente y objetiva de nuestra prensa, menos se comentará lo que sigue. Es decir, cuánto bienestar pierde la sociedad por las deficientes políticas públicas de la Municipalidad de Lima. Esto es varias veces más importante que, como en la fábula, los escorpiones solo puedan hacer lo que está en su naturaleza. No es escandaloso, claro. Y acá solo vende el escándalo. Algún escándalo, para ser preciso.

Las iniciativas privadas se crearon para forzar que un gobierno que no quería inversión privada en infraestructura la concretara. Si al gobierno le interesa tal cosa, las iniciativas privadas tienen la inmensa desventaja de no ser competitivas. Si tenemos a los actores mencionados, esto es una receta para el desastre. ¿Cuánto bienestar se perdió en Lima porque no se ejecutara un programa de APP competitivas bien diseñado? Centenas de veces el objeto del escándalo parcial.

Lima sigue sin un plan urbano. La zonificación discrecional sigue engordando a constructores y desarrolladores inmobiliarios corruptos y sus socios. ¿Cuánto le han robado a los cientos de miles de limeños que han vendido propiedades antes que la zonificación favoreciera a los mercas? Centenas de veces más.
Puedo seguir y seguir. Da igual. Si ni el escándalo es relevante, la agenda por Lima es totalmente superflua. Mejor nos quedamos mudos todos. Ya pasará.


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.