23.JUN Viernes, 2017
Lima
Última actualización 10:35 am
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Toma la posta

Compartir:
Opinión

“¿Cuál será el orden de prelación de la entrega de información? Este criterio es clave”.

A partir de ayer, vencido el plazo de reserva, las autoridades brasileñas podrán entregar información sobre el caso Lava Jato a países como Perú. Aún no está claro el mecanismo ni el procedimientos acordado entre, por un lado, el procurador general del Brasil, Rodrigo Janot, los fiscales e incluso, indirectamente, el Tribunal Supremo de ese país y, por otro lado, los fiscales de los países interesados en obtener información, entre estos, el Perú.

De lo visto en los medios se concluyen algunos procedimientos: a) el procurador general del Brasil habría enviado a las fiscalías interesadas –incluida la peruana– un oficio con las fórmulas de entrega de las delaciones; b) la información sería entregada de manera gradual y “según el grado de prelación” (El Comercio, 1.6.17); c) los fiscales nacionales tendrían que entregar –si no lo han hecho– sus pedidos según los procedimientos fijados en el Brasil; d) el procurador general brasileño presentará el pedido de los fiscales nacionales al Tribunal Supremo Federal de su país, que tiene la información en su poder y que determinará qué entrega y qué no; e) las delaciones no serán públicas, para no perjudicar las investigaciones; y e) la información que llegue del Brasil será remitida a los fiscales peruanos encargados del caso.

Entre las tantas preguntas que surgen hay una que salta: ¿cuál será el orden de prelación de la entrega de la información? Este criterio es clave. Se entiende que la prelación la fija el Ministerio Público peruano, ¿o no? Vale la pena que se precise.

Existe información –también periodística– que indica que el acuerdo entre la justicia brasileña y los ejecutivos de Odebrecht tiene una condición clave: la información que entreguen sobre delitos cometidos fuera del Brasil no servirán para su uso judicial contra ellos, ¿tampoco en el Perú? ¿No se abre la posibilidad de que estos ejecutivos transmitan información “selectiva”, sobre todo cuando uno de sus objetivos estratégicos es el reflotamiento de su empresa?


Si te interesó lo que acabas de leer, recuerda que puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.