23.JUN Viernes, 2017
Lima
Última actualización 05:26 pm
Clasificados

LA PORTADA DE HOY

Toma la posta

Compartir:

Columna Jean Paul Osores

La piel es un órgano que tiene muchas funciones. Nos sirve de protección frente al medio ambiente, ayuda a regular la temperatura de cuerpo humano, produce vitamina D a favor de nuestros huesos, entre otras. Es frecuente relacionar los problemas emocionales con afecciones a la piel. La psicosomatización del pensamiento es un término que se ajusta a pensamientos que desequilibran la salud y pueden llevar a que un órgano se enferme, caso que observamos en afecciones como el liquen, psoriasis, alopecia areata, cáncer, entre otras. Sabemos que lesiones sencillas a nivel dérmico como los lentigos y queratosis solares son por daño solar y su manejo preventivo reduce la posibilidad de que aparezcan con el uso de bloqueador solar y gorro, sobre todo en horas punta de radiación. Además, el tratamiento para eliminarlas con láser es efectivo. Existen otras lesiones frecuentes, sobre todo en mujeres, como el conocido melasma, que se aloja en capas más profundas de la piel y se exacerba en situaciones como el embarazo o cambios hormonales en la mujer. Son molestosos y suelen presentarse a manera de alas de murciélago en las mejillas, pómulos y frente de los pacientes. Su manejo es un poco más estético, dado que puede bajar la autoestima de quien la posee. Cuando el estrés y la angustia se agudizan, encontramos diferentes problemas un poco más extraños como la patomimia, que son problemas dérmicos que son producidos por los mismos pacientes como, por ejemplo, morderse los antebrazos. En la alopecia neuromecánica podemos encontrar que los pacientes se arrancan los cabellos ellos mismos y algo también frecuente es la dismorfofobia en la que la persona no está conforme estéticamente con alguna zona de su cuerpo y su piel. Muchas de estas son recurrentes en los consultorios de estética. Practicar ejercicio y buscar asesoría profesional para combatir el estrés es básico para liberarnos de posibles enfermedades dérmicas.

Son muchos los medicamentos que son recetados en nuestro país, desde agentes antimicrobianos hasta anticancerígenos, todos para solucionar algún problema de salud que en muchos casos defienden la vida frente a la muerte. Dentro de los medicamentos más recetados están los antiinflamatorios y analgésicos. Casi un 80% de los medicamentos recetados son para el dolor, desde problemas agudos como un golpe o una caída hasta dolor crónico o neuropático en patologías como la artritis y artrosis. Sería óptimo que este tipo de enfermedades sean curadas o resueltas con estas drogas legales, pero en muchos casos, solo resultan paliativos o sintomáticos, dado que el problema de fondo casi siempre no tiene cura, como es el caso de problemas inmunológicos o enfermedades cancerígenas en estadios finales. El problema es que estos AINES y opioides han demostrado una gran cantidad de efectos indeseables, desde insuficiencia renal hasta deterioro de las funciones cognitivas cerebrales, inclusive la muerte. ¿Qué podemos recetar alternativamente? Los agentes físicos ayudan, así como otras terapias alternativas, como las células madre, que son aisladas de la grasa humana del mismo paciente para después ser inyectadas en las articulaciones comprometidas. Pero, ¿la medicina nos ofrece alguna otra alternativa al respecto? Muchos medicos en USA, España, Canadá, por ejemplo, están usando medicinas derivadas del cannabis (cannabinoides), planta que posee propiedades medicinales pero también otros efectos indeseables que no colaboran en el tratamiento de los pacientes. El cannabinoide que ofrece efectos analgésicos para patologías dolorosas se llama CBD, que en dosis terapéuticas ayuda hoy en día a cientos de pacientes con dolor neuropático y otros con enfermedades como Parkinson y epilepsia. Por otro lado, sería el cannabinoide THC el que produciría los efectos psicodélicos no buscados. ¿Estaremos preparados para esta nueva terapéutica en nuestro país? Espero sus consultas y comentarios en doctor@drjeanpaulosores.com

Hoy en día existen numerosos tratamientos médicos para que la mujer que ha tenido varios hijos, por ejemplo, y aquellas señoras mayores de 50 años puedan disfrutar de una vida sexual plena y gratificante. Desde el punto de vista estético, muchas mujeres por estímulo hormonal desarrollan un crecimiento excesivo o hipertrofia de los labios menores, muchas de ellas desde la pubertad en adelante notan esto y no se sienten cómodas o contentas con el tamaño de sus genitales, es así que la ginecología ofrece la denominada ninfoplastia, que es un procedimiento quirúrgico menor en donde se disminuye el tamaño de los labios menores dándole un aspecto más juvenil. Asimismo, las mujeres multíparas, se entiende aquellas que han tenido más de tres hijos, poseen una luz vaginal mucho más grande que aquellas cesareadas o aquellas mujeres que nunca han tenido hijos. Mediante la colporrafia, se puede reducir ese espacio dilatado con áreas de casi 4 a 5 traveses de dedo hasta dos dedos, esto ayuda a recuperar su tamaño original dándole a la mujer y a su pareja una vida íntima más confortable, son procedimientos ambulatorios. El uso de láser para la belleza genital femenina es también muy buscado, ya que ayuda a despigmentar áreas oscuras a nivel de los genitales, así como también por ejemplo en los pezones y axilas. El aspecto hormonal sobre todo en mujeres mayores de 50 años es un punto vital para su vida sexual. Por ejemplo, los estrógenos en gel días previos a tener relaciones sexuales ayudan mucho a que el epitelio vaginal esté lubricado y no exista dolor durante el coito, motivo por el cual muchas mujeres dejan de pensar en tener relaciones, asimismo son muy usados los geles a base de testosterona, que se aplican en el antebrazo días antes de tener relaciones para de esta manera incrementar la libido de la mujer. Queda más que claro que la alimentación en combinación con actividad física ayuda mucho a que la mujer desarrolle una adecuada masa muscular que la hará sentirse y verse mejor. Cualquier duda, escribirme a: doctor@drjeanpaulosores.com

La masa muscular que desarrollamos durante nuestra vida nos ayudará en el futuro a poder realizar nuestras actividades cotidianas de una manera óptima tanto recreativas como laborales. Qué bueno poder correr, saltar, subir y bajar escaleras, tomar un taxi, realizar nuestra actividad física favorita sin ninguna limitación. Sucede que conforme pasan los años y sobre todo después de los 40, caemos mucho en el sedentarismo y una vida desordenada desde el punto de vista nutricional con un consumo muy bajo de proteínas, muy necesarias para poder mantener todas nuestras fibras musculares con un buen tono y con fuerza. Es así que muchas personas, tanto mujeres como hombres, después de los 60 años notan que sus piernas y brazos adelgazan y además incrementa la masa grasa en la zona, los músculos más comprometidos suelen ser el deltoides, que se encuentra situado en el hombro, y el vasto medial interno, que se ubica por encima de la rótula a nivel de la rodilla. Muchos pacientes empiezan con dolores a nivel de las articulaciones, así como a presentar algunos problemas de tendones, esto debido a que la fuerza y peso del cuerpo humano ya no es absorbido en su totalidad por los músculos y los demás colaboradores en el movimiento, que son huesos, cartílagos, ligamentos, tendones, sino solamente por estos últimos, es por eso que la artrosis es tan frecuente y lleva a la discapacidad rápidamente. La solución al tema es empezar desde joven a practicar actividad física anaeróbica y aeróbica, esta última de una manera medida para poder construir esa masa magra que nos ayudará después de los 60 años a tener una buena calidad de vida. Asimismo, empezar a consumir en la dieta proteínas y si nos es difícil, buscar algún complemento nutricional en polvo. Aquellas personas que ya tienen una sarcopenia moderada (pérdida de masa muscular), pueden recurrir a la terapia física, en donde se le asistirá para que realicen ejercicios dirigidos, se le indicarán corrientes o hidroterapia. Cualquier otra consulta, no dude en escribirme a doctor@drjeanpaulosores.com

Mantener una buena postura es importante para que las fuerzas del aparato locomotor estén en equilibrio, tanto del hemicuerpo derecho frente al izquierdo como el anterior al posterior. Es así que la evaluación de la postura siempre es buena dentro del examen médico tanto para el niño como para el adulto. Por ejemplo, es frecuente encontrar posturas viciosas, como la conocida cabeza adelantada, quizás en este instante nota que la está adoptando, esto sucede cuando el mentón se ubica delante de los hombros, ocurre cuando tenemos muchas horas del día el cuello y la cabeza en mala postura. Existen profesiones en las que es bastante frecuente, si a estas personas les pedimos una radiografía de columna cervical, podremos ver que las vértebras cervicales se han verticalizado, perdiendo su curvatura natural y esto genera que los trapecios músculos grandes que sirven para flexionar y extender el cuello se tensionen y se pongan rígidos, perdiendo así su capacidad de elongarse. Aparece mucho dolor y limitación en el movimiento, esto con los años además reduce la talla de las personas. El sobrepeso, por ejemplo, con los años genera que la columna lumbar cambie su curvatura natural y genere lo que se llama hiperlordosis, postura que genera mucha contractura de los músculos rotadores y extensores de la columna y esto dolor, que muchas veces ni siquiera nos deja pararnos de la cama. Existen además otras alteraciones en las piernas conocidas como genu valgo o genu varo, estas desviaciones del ángulo interno y externo de las rodillas aceleran el desgaste del cartílago de la rótula y también del platillo tibial, sobre todo cuando se camina mucho y además existe sobrepeso. Por último, la escoliosis es un problema muchas veces funcional en el adulto que genera también dolor y hormigueo en la espalda. Esto puede tener una causa genética o presentarse por acortamiento de alguna de las extremidades, el manejo es con terapia física y estiramientos. Estemos al tanto de estas desviaciones para no sufrir molestias más adelante.

En este Día de la Madre, quiero contarles a todas nuestras lectoras que es posible reducir la edad biológica facial sin la necesidad de una cirugía. Hace unos 20 años, cuando las damas acudían a consultar con los médicos sobre alguna manera de verse mejor y más jóvenes, ellos ya desde los 40 años les recomendaban algún pequeño corte. Hoy en día, la ciencia nos ofrece alternativas. La pérdida de volumen es un signo de envejecimiento facial frecuente en el que podemos ver que existe el pronunciamiento de las ojeras, incremento de profundidad de los surcos nasogeniano, aquellos al lado de la nariz; aparición de las famosas líneas de marioneta, al lado de las comisuras labiales; caída de los pómulos y algunos de ellos partidos por la mitad. En todos estos casos se puede rehidratar el rostro usando varios tratamientos, como los factores plasmáticos que poseen gran cantidad de vitaminas, aminoácidos y antioxidantes que se combinan con un gel natural conocido como hialurónico. Estos son inyectados con agujas finísimas en las zonas y en segundos se pueden ver los resultados, el rejuvenecimiento al reponer volumen en el rostro reduce la edad facial entre 3 y 7 años. Otro cambio presente durante el envejecimiento es el incremento de las líneas de expresión dinámicas, aquellas que nos permiten expresar nuestra emociones. En este caso, el uso de toxina botulínica es bueno siempre y cuando se pongan mínimas cantidades y no se altere la identidad de la persona. El factor de daño solar genera la aparición de manchas pequeñas y deshidratación del rostro, además de la multiplicación de las líneas de expresión o arrugas finas. En este caso, sobre todo en la temporada de invierno, los tratamientos con láser son ideales. Por último, la pérdida de volumen en los labios es notorio y una hidratación pequeña logra que este mejore su forma hasta lograr un aspecto juvenil, ¿no es maravilloso? Engriamos a mamá en su día con algún detalle, pero siempre en manos de buenos especialistas (doctor@drjeanpaulosores.com).

Son numerosas las oportunidades en las que nos hemos visto frente a deliciosos alimentos, muchos de ellos con una considerable cantidad de carbohidratos refinados y/o harinas, como los panes, galletas, tortas, dulces, helados, tostadas, diversos bocadillos. Es clásico que en algún restaurante o almuerzo familiar, el pan caliente esté presente y nuestro cerebro caiga fácilmente ante su aroma, que genera antes de tiempo una secreción de hormonas del placer que le provocan satisfacción. Sensación que dura solo escasos segundos y que inconscientemente lo llevan a comer ese pan para perpetuar el placer que el efecto de ese carbohidrato tiene en nuestro cerebro. Es increíble cómo ciertos alimentos pueden darnos placer por escasos segundos o minutos, reemplazando de esta manera la secreción natural de endorfinas y serotonina que nuestro sistema nervioso produce. ¿Qué efectos secundarios a corto y mediano plazo nos genera esto? La ansiedad natural que podemos tener después de un día largo con mucho estrés nos lleva a que busquemos placer. Es así que en la práctica puedo ver que la mayor cantidad de veces en las que se rompe la dieta es por la noche. En ese momento en que se termina el día y nos sentimos más relajados de la carga natural de quehaceres es cuando comemos este tipo de alimentos. Pero si nos alimentemos en forma equilibrada, nuestra salud tendrá menos posibilidades de sufrir enfermedades. Si por el contrario a lo largo de la vida caemos en combatir la ansiedad con este tipo de carbohidratos, lo más seguro es que el sobrepeso, incremento de grasa corporal, obesidad, diabetes y otras enfermedades nos toquen a la puerta. Estos carbohidratos son un tipo de medicina mala contra la ansiedad, que en la práctica logran reducirla, pero a costa de que en algunos meses u años desarrollemos algún problema. La alimentación consciente es genial porque nos pone alerta cuando esto sucede, recordemos estas líneas siempre entre las 8 y 10 de la noche y verán que no me equivoco.

Es difícil poder controlar el consumo de carbohidratos en nuestra dieta. Como sabemos, este tipo de alimento consumido en exceso, con los años, puede producir el agotamiento de nuestro páncreas, cuya función es producir insulina, una hormona vital que se encarga de introducir la glucosa dentro de todas las células. Cuando durante nuestra vida tenemos un consumo excesivo de carbohidratos, cualquiera que fuera, sea el pan, arroz, pastas, azúcar, caramelos, tortas, galletas, dulces, podemos lograr que, en vez de producir una cantidad limitada de insulina, lleguemos a cuadruplicar la producción de esta y así cansar o agotar a nuestro páncreas. Esto resulta terrible, ya que la insuficiencia pancreática es una situación conocida médicamente,como la diabetes mellitus. Esta enfermedad, que se presenta después de años de dulces dietas que a diferencia de la diabetes juvenil o tipo 1, se presenta después de los 40 a 50 años. Es así que la glucosa alta en la sangre lleva a que la persona presente manifestaciones clínicas importantes, tales como incremento de la sed, el apetito y de la frecuencia urinaria. Así podemos sospechar de diabetes, que deberá ser corroborada con análisis de sangre buscando que la glucosa sobrepase los 120 mg/dl y, además, tenga una hemoglobina glicosilada fuera de rango. Las complicaciones a largo plazo son secundarias a exceso de glucosa en la sangre y, además, a los depósitos de grasa en las arterias de órganos y tejidos como el corazón, riñón, arterias, retina, que sufrirán una disminución en el aporte de sangre a los mismos, lo cual llevará a su mal funcionamiento. La dieta y el ejercicio son herramientas indispensables para prevenir esta enfermedad años antes que aparezca, y hoy en día la medicina regenerativa, con las células madre mesenquimales, nos ofrece una opción para mejorar las complicaciones vasculares en órganos y tejidos comprometidos. Cuidemos nuestro páncreas cuidándonos los días de semana y seamos responsables cuando queramos endulzar nuestros fines de semana.

Pasan los años y dentro de nuestra vida debemos tomar decisiones importantes a favor de nuestra salud y la de nuestra familia. La educación que recibimos durante la niñez es muy importante para poder lograr una conducta que ayude a desechar malos hábitos de alimentación, como azucarar los jugos de las loncheras de los niños, consumir cereales a base de azúcar y colorantes, consumir exceso de pan blanco, no beber agua en vez de jugos en caja o enlatados, tomar bebidas gaseosas, usar el salero en forma exagerada los días de semana o fines de semana, entre otros. He dirigido varios artículos para crear conciencia sobre estos equivocados hábitos y promover en forma inversa el no consumo, que finalmente puede ser aprendido y recepcionado bien por nuestros lectores o, por otro lado, desechado. Compañías grandes como Coca Cola o McDonald’s han iniciado, a manera de mea culpa, campañas para alentar a las personas a practicar el movimiento realizando actividad física y así romper el sedentarismo. De esa forma potencian el metabolismo y, además, lograr que muchos de sus consumidores bajen de peso y porcentaje de grasa corporal para poder, digámoslo en una forma práctica, no engordar y caer en problemas como hipercolesterolemia o hipertensión arterial, por ejemplo, por el exceso de azúcar y sodio en sus productos, respectivamente. Históricamente, está comprobado que en el siglo XIX no existía la cantidad de problemas y enfermedades degenerativas tales como la obesidad, infartos cardiacos, diabetes, gota, dislipidemias, entre otros, que hoy llenan los hospitales. Existían sí, por ejemplo, muertes a temprana edad secundario a infecciones bacterianas, dado que no se conocía aún la penicilina. Es así que si hoy por hoy desechamos malos hábitos, podemos prevenir enfermedades que nos envejecen y enferman, tal como sucedió con las enfermedades infecciosas y también, como es sabido, con el uso de vacunas. Nuestras decisiones marcarán el futuro de nuestra salud, pensemos en eso.

Este domingo podemos poner en práctica diferentes técnicas de relajación y antiestrés para prepararnos para empezar la semana pilas y con energía. La alimentación debe ser a base de productos caseros y de alto valor biológico, frutas, verduras, carbohidratos complejos no pesados, como la papa, el camote, proteínas derivadas del pescado de fácil digestión o claras de huevo excelentes por su albumina y bajas calorías, asimismo la hidratación constante, poner en práctica el hábito de tener a la mano una botella o vaso de agua a la vista. Los estiramientos al menos 15 minutos al inicio del día y al fin del mismo son parte de la rutina que combatirá el estrés, los estiramientos para el cuello, pectorales, tríceps, bíceps, cuádriceps, isquiotibiales, gemelos son básicos. Estos deben de preferencia ser acompañados de respiraciones completas, dando un tiempo largo a la inspiración y otro a la espiración, por lo menos unas 50 veces mientras se van estirando los distintos grupos musculares. Recordemos que la respiración es inconsciente y muchas veces en el día no la completamos al 100%, si durante algunos minutos la volvemos consciente, lograremos no solo oxigenar el cerebro de una manera más eficiente sino además estirar los músculos de la cavidad toráxica, dando una sensación de confort inmediata. Las caminatas o ejercicios al aire libre o en contacto con la naturaleza nos ayudarán a mejorar nuestra circulación y además sudaremos para poder abrir nuestros poros y eliminar calor, ese empujón en nuestro metabolismo nos ayudará a quemar grasa y, como todo ejercicio, a producir neurotransmisores de la felicidad, como la serotonina y dopamina. Por último, sabemos que el sueño es necesario y el mejor recuperador energético, una buena ducha o tina caliente nos ayudará a relajar nuestros músculos, pero además a conciliar más rápido y en forma profunda el sueño, un buen set de música es excelente para acompañarnos durante todo el día, preparemos uno. Tomémonos unos minutos para poner en práctica estos consejos para sentirnos mejor.

Dentro del mundo de la belleza existen innumerables equipos que sirven para dar tratamiento a muchos problemas que estéticamente no les gusta a los pacientes. Hablamos de celulitis incómoda cuando llega la temporada de verano y se quiere usar ropa más ligera, algún lunar molesto en el rostro, exceso de grasa a nivel de cuello, poca masa muscular en los glúteos, alguna arruga molesta en las patas de gallo o frente, un tatuaje de colores que ya no lo queremos ver más, exceso de vello en axilas, brazos, cara, piernas en el caso de mujeres y en hombres también. La lista es muy larga, lo importante es saber que esos equipos, ultrasonidos, láseres, corrientes, magnetoterapia, IPL, entre otros, deben ser manipulados por personal capacitado, definitivamente equipos con potencia como el láser, solo por médicos entrenados. Hago referencia a esto, ya que esta semana vimos por la TV a una paciente que se había realizado una depilación láser en el rostro con la cara totalmente inflamada y con quemaduras, hay que saber quienes contamos con este tipo de tecnología, que en el rostro se debe tener sumo cuidado y que hay áreas cercanas a orificios naturales donde no se debe disparar un láser. Además, cierto color de pelos no son reducibles ni eliminados con este tipo de máquinas. El calor que emite una radiación con láser es capaz de producir un efecto inflamatorio local o quemadura considerable sobre todo en manos no entrenadas, y las consecuencias son manchas o marcas para toda la vida, queda claro que existen personas que tienen una capacidad mayor o menor de generar genéticamente manchas, cicatrices, dolor, que debemos poder visionar antes de realizar el tratamiento en la historia clínica. Muchas personas a veces piensan que los equipos prácticamente encendiéndolos y echándolos a funcionar pueden acabar con diferentes problemas estéticos. Es así que a lo largo de los años hemos visto negocios y prácticas tipo spa abrir y cerrar, secundario muchas veces a la falta de experiencia o pericia para manejar muchos de estos equipos, además estar atentos ya que otras venden el elixir mágico de la juventud eterna y no son más que chatarra sin valor con fines antienvejecimiento.

La coyuntura nacional nos permite a quienes escribimos transmitir un mensaje de solidaridad y de esperanza relacionado a los hechos secundarios al cambio climático en el Perú. Somos hermanos y debemos colaborar sea físicamente, con ayuda a través de donaciones, o transmitiendo esa voz de apoyo que muchos la reciben de manera importante y les da el aliento necesario para seguir enfrentando la adversidad. Lo mejor de todo es que estamos viendo eso en nuestro país, que todos se están poniendo de pie para ayudar. La colaboración internacional no se ha hecho esperar y hermanos países como Venezuela, Argentina, México, EE.UU., entre otros, se han hecho presentes. El ánimo en estos momentos es clave para dar energía positiva a todas las personas y familias afectadas, así como también sentir la presencia del Gobierno, que a dado luces con su apoyo en varias regiones, creo que esa es la manera.

Muchas personas en el transcurso de su vida buscan de alguna manera resolver o cambiar partes de su cuerpo porque sienten que no complementan bien su imagen. Existen muchos tratamientos sin el menor riesgo para la salud, como la aplicación de toxina botulínica, de un relleno o un simple régimen de alimentación para bajar grasa corporal, mientras por otro lado hay tratamientos más invasivos, como colocar una prótesis de mama, una lipoescultura, rinoplastía, dermolipectomia, entre otros. Ahora me pregunto, ¿en qué momento un tratamiento estético puede ser tan recurrente que se vuelva una obsesión? Pasa en forma frecuente, primero que muchos pacientes pierden el temor a la anestesia, en el caso de los tratamientos quirúrgicos y posoperatorios que algunas veces son molestosos y resuelven algún detalle de su anatomía, pero no quedan siempre 100% satisfechos, y regresan nuevamente donde el médico, quien debe evaluar y ver si es el momento para tratarla nuevamente. Es necesario además que la historia clínica tenga información del perfil psicológico de los pacientes, así como el tipo de medicación que recibe en el posible caso de alguna patología de fondo. Es importante que el profesional sepa poner un límite a los cambios en la fisionomía de la persona, ya que puede alterar su identidad y eso dejar de ser estético y pasar a ser algo raro, si se podría decir así. Es importante también darle una buena expectativa de resultados para saber hasta dónde se puede mejorar la apariencia y no dar falsas aproximaciones que el paciente pudiera asimilar mal y que vaya en contra de su autoestima. Con esto quiero decir que la genética de cada uno cumple un rol importante en el resultado final que se busque.

Casi siempre sucede que empezamos un programa de nutrición con algún objetivo, como perder peso, reducir porcentaje de grasa, disminuir el colesterol y triglicéridos, entre otros, y a los pocos días rompemos la dieta.

Se habla mucho de la relación que tiene nuestro estilo de vida con las enfermedades degenerativas, y es cierto que los infartos al corazón, al cerebro, la obesidad, la diabetes y la hipertensión se pueden prevenir años antes que aparezcan comiendo sano, practicando actividad física y bajando la cantidad de estrés del día a día, lo cual, sabemos, es tarea difícil.

Existen diferentes tipos de actividad física. Lo que es cierto e innegable es que la más popular de todas es correr o, como se dice en inglés, running.

Es conocido que la natación es un deporte completo, ya que durante su práctica podemos mover casi todos los músculos del cuerpo humano siempre y cuando nos encontremos sin piso en alguna piscina o el mar. Uno de los efectos inmediatos es el incremento de los neurotransmisores del placer tales como las endorfinas y la serotonina, que elevan el ánimo de aquellos que practican este ejercicio en forma continua por un mes, logrando en muchos casos superar problemas depresivos; asimismo los efectos protectores sobre el endotelio de los vasos sanguíneos es maravilloso, ya que ayuda de esta forma a reducir el colesterol acumulado en forma de placas, así reduce la resistencia periférica mejorando la presión arterial y evitando cualquier efecto hipertensivo a nivel cerebral.

Son ya muchísimas mujeres y también, por qué no decirlo, hombres que gozan de los beneficios a favor de la salud con la práctica del baile. Sabemos primero de boca de miles de mujeres que este ayuda a promover la risa y el ejercicio de la memoria, dos elementos esenciales en la prevención, por ejemplo, del Alzheimer, tremenda enfermedad que lleva a destruir la calidad de vida de muchos. Asimismo, existen casos reales de personas que han podido bajar de 15 a 25 kilos en tres meses bailando cinco horas por semana, siempre con mejores resultados en aquellos que dejan de comer cinco de los alimentos que más engordan al ser humano: el pan, arroz, pastas, sal y grasas saturadas.

Todos estaremos de acuerdo en decir que la bicicleta es una excelente herramienta a favor de la salud. Existen estudios científicos que le dan una función psíquica para liberar el estrés, mejorar el tono muscular en miembros inferiores y superiores, potenciar la circulación de sangre en todo el organismo, mejorar la oxigenación cerebral, mejorar las capacidades aeróbicas en general, contribuir en la eliminación de toxinas del cuerpo humano, disminuir la probabilidad de sufrir un infarto cardiaco en un 50%, entre otros.

Es bien conocido que realizar actividad física en forma continua es beneficioso para la salud, los efectos positivos sobre el corazón, los huesos, el cerebro, la reducción del estrés, control del apetito, incremento de la autoestima, prevención de lesiones musculares, control del peso, entre otros, son secundarios a la práctica de 30 a 40 minutos diarios; es lo ideal para poder tener beneficios constantes. Existe la posibilidad en aquellas personas que no están físicamente acondicionadas de sufrir algún problema de salud cuando se realiza actividad física en forma esporádica o, como se dice, solo los fines de semana; el corazón de estas personas muchas veces no está en capacidad de resistir movimientos bruscos o repentinos cuando nunca lo hacen en el año, es así que la presión arterial se puede ver afectada, una lipotimia, que es una baja de presión repentina con mareos y desvanecimiento es frecuente; además que incremente la presión con dolor de cabeza es posible.

Si bien es cierto en medicina recetamos fármacos para determinados problemas de salud, tenemos que saber que la naturaleza nos ofrece otras opciones eficaces para poder ayudarnos. Es así que está demostrado que algunas frutas nos ayudan bastante a solucionar algunos de ellos. En el caso de la naranja, por ejemplo, posee gran concentración de vitamina C, la cual interviene en distintos procesos celulares tales como la reparación del tejido conectivo con la formación de colágeno, por eso en la cicatrización de heridas es fundamental. La sandía es una fruta que posee gran cantidad de agua, por ende hidrata nuestro organismo, también posee un aminoácido no esencial que se llama citrulina, que además ayuda a formar otro llamado arginine, el cual ayuda a relajar los vasos sanguíneos del pene, mejorando la erección en el hombre, por eso se le atribuye poderes sobre la libido y el deseo sexual.

Sabemos que la temperatura del cuerpo humano está regulada por la cantidad de agua que consumimos y por los mecanismos que usamos para eliminar calor (convección, conducción, evaporación y radiación). Es así que el hábito de consumir agua es excelente en la medida que lo practiquemos, ya que los adultos, por estadísticas, no lo hacemos. Llevar una botella de agua al trabajo o tenerla a la vista siempre en el auto o en nuestras casas es una manera de recordar que debemos cumplir con el consumo de una cantidad mínima al día, la cual varía de 1.5 a 2.5 litros.

Qué importante es saber lo necesario que son los lentes solares para poder proteger nuestro globo ocular, sobre todo ahora en verano. Los rayos ultravioleta no solo producen cáncer en la piel, sino, además, problemas oculares tales como lesiones en la cornea, pterigión, conjuntivitis y la temible degeneración macular, la cual lleva a pérdida progresiva de la visión.

Se nos vino el nuevo año y tenemos que estar preparados para pasarlo bien de salud, sobre todo si la noche anterior hemos hecho algunos desarreglos con la alimentación, las bebidas y el sueño. Una de las primeras molestias después de una cena copiosa son los problemas digestivos: dolor abdominal, náuseas, diarrea o gases son frecuentes. Para ello existen los enzimáticos, los cuales ayudan a digerir más rápido la comida, de preferencia una cápsula antes y otra después de la cena, con eso descansaremos inclusive mejor. Después, para aquellos que se pasaron de copas, deben saber que un buen analgésico para el dolor de cabeza es el paracetamol, que en dosis de 1 gramo ayuda a aliviar esa terrible molestia después de una celebración; de preferencia que sea este medicamento, ya que los AINES pueden irritar la mucosa del estómago, lo cual puede llevar a gastritis y si la persona posee ya este antecedente, a úlcera péptica, la cual no solo da mucho dolor en la boca del estómago sino que además puede ocasionar un sangrado. Es importante saber también que la deshidratación producto del consumo excesivo de agua por el hígado, para metabolizar el alcohol, agrava el dolor de cabeza y los demás síntomas neurológicos. Se sabe que el complejo vitamínico B ayuda a que el hígado trabaje menos y esto colabora en no maltratarlo después de la ingesta alcohólica. ¿Qué debemos desayunar? Este punto es importante, dado que está descartado el consumo de cerveza o de ceviche, porque pueden incrementar la acidez del estómago, y el picante y el limón del ceviche también. Hidratarse con agua y bebidas de rehidratación oral es lo indicado, así como comer suave durante el día post Año Nuevo es lo mejor, fruta y ensaladas sería lo adecuado. Para aquellos que practican deporte, quizás si hay mucho calor no sería recomendable hacerlo en las primeras horas del día, mal hidratados y sin un buen descanso.

Es innegable que la lesión de la capa de ozono origina muchos cambios a nivel del clima, pero, además, es la principal razón por la que hoy en día existe mayor número de casos de personas afectadas con cáncer de piel, desde el carcinoma basocelular, siendo el más frecuente en el Perú, hasta el melanoma maligno, con terribles consecuencias para la salud. La prevención sigue siendo la mejor forma de poder cuidarnos. El uso de herramientas como el bloqueador solar en forma continua, sobre todo en temporada de verano en zonas más expuestas, como manos, cara, cuello, cuero cabelludo, orejas, es primordial. Además, practicar el hábito de usar gorro y lentes es básico. Recordemos también que la luz solar impacta sobre la retina y puede llevar a problemas oftalmológicos a largo plazo. La ubicación de lesiones pigmentadas en la piel o manchas que aparecen es básica para poder hacer diagnóstico temprano. Por ejemplo, si encontramos una mancha rara que ha ido incrementando de tamaño, posee bordes irregulares, cambia de color o sangra, es motivo para buscar un especialista y revisarlos. Muchos de estos problemas, detectados rápidamente, son curables. Otro problema que nos origina la radiación solar son las quemaduras, que pueden llevar a que las personas tengan un proceso de envejecimiento cutáneo más rápido de lo normal y así la aparición de arrugas y flacidez. Por eso, es importante el bloqueador solar con retoques continuos, sobre todo si se usa piscina o se ingresa al mar. Asimismo, las manchas posimpacto solar son frecuentes y muchas veces irreversibles, dado el daño que causan en el ADN de la piel. Su tratamiento es difícil y pasa por la aplicación de cremas despigmentantes hasta el uso de láser. La mejor forma de cuidarnos frente a los rayos UVA y UBV es mediante la prevención y, además, buscando no exponernos en horas punta. Va desde el mediodía hasta las 3 p.m. Ojo que si lo hacemos para disfrutar del verano, siempre con bloqueador solar, gorro y lentes.

Muchos de nosotros que practicamos actividad física de forma regular en algún momento pasamos por alguna lesión, quizás cuando avanzan los años con mayor frecuencia o mayor intensidad. En algunas ocasiones, es necesaria la cirugía y en otros casos solo el manejo en forma ambulatoria, y aquí, gracias a la ciencia médica, no solo tenemos medicamentos como los antiinflamatorios, sino agentes físicos, tales como el ultrasonido, magnetoterapia, calor superficial, crioterapia, hidroterapia, láser de baja intensidad, entre otros, los cuales deben ser indicados así como los fármacos por un médico rehabilitador o deportivo.

Pensamos muchas veces en la necesidad de que nuestros músculos estén tonificados para poder seguir realizando nuestras actividades de rutina favoritas. En ese sentido, gracias al ejercicio y una buena dieta con proteínas, lo logramos, pero, además, ¿sabemos cómo cuidar nuestro músculo más importante, el corazón? El músculo cardiaco late cada hora, cada día, cada semana durante toda nuestra vida y funciona de forma automática. Es conocido que los problemas al corazón son la principal causa de muerte en el mundo.

Cercanos a las fiestas de fin de año y del verano que se asoma, estos dos meses del año se caracterizan por la demanda de tratamientos de rejuvenecimiento y cirugía estética en general, la lipoescultura, aumento mamario, rejuvenecimiento glúteo, rellenos faciales, toxina botulínica, terapias de reemplazo hormonal, entre otros. Estos son buscados por los pacientes que quieren sentirse mejor por dentro y más jóvenes por fuera, lo cual es un trabajo difícil, ya que demanda que los profesionales médicos de la salud estén bien capacitados para dicho ejercicio, muchas horas de estudio en la universidad, luego en hospitales y finalmente logrando una especialización que les permita ejercer la profesión médica de la mejor forma a favor de sus pacientes y los resultados que estos busquen. Dentro de la Medicina Humana existen siempre riesgos que trae el uso de medicinas, aplicación de inyectables, manejo de anestésicos, en general de todas las herramientas para salvar una vida o preservar la salud, siendo los médicos, además, los capacitados en resolver cualquier complicación , llámese una reacción alérgica a algún medicamento, una infección determinada, un problema cardiaco, un tema cutáneo, entre otros.

Se define a la sarcopenia como la pérdida de la masa muscular que padecen los seres humanos en determinadas enfermedades degenerativas neurológicas o autoinmunes, en procesos como la desnutrición crónica o en etapas de pérdida hormonal estrogénica o de testosterona, llámese menopausia en la mujer o andropausia en el hombre, respectivamente. Nuestro aparato locomotor nos ayuda a desplazarnos, a caminar, trotar, subir y bajar escaleras, a manejar autos, a realizar actividades domésticas, a cargar peso, es decir, a todo lo que se define como movimiento. Asimismo, a realizar movimientos determinados en diferentes sistemas del cuerpo humano como deglutir, hablar, mover los ojos, transportar los alimentos vía intestinal, eliminar desechos vía colon, inspirar y espirar el aire por vía pulmonar; es decir, cientos de funciones vitales para que la calidad de vida sea buena. Las proteínas están conformadas por aminoácidos, los cuales son producidos en nuestro cuerpo y otros necesariamente deben ser incorporados en la dieta diaria; ellos forman cadenas para construir las proteínas y estas la masa muscular que se distribuye a lo largo y ancho de todos los huesos del cuerpo humano para articular el movimiento. El pescado, el pollo, los huevos, la carne nos brindan proteínas de origen animal; mientras que la quinua, lentejas, soja, proteínas de origen vegetal, sea cual fuere la fuente proteica debe ser consumida a diario, sobre todo las personas que sufren de alguna enfermedad en especial, en deportistas y en pacientes mayores de 50 años tanto hombres y mujeres que ya no tienen las hormonas suficientes. Se evidencia pérdida de masa muscular cuando los hombres ven sus hombros más delgados, así como el músculo vasto medial interno en la rodilla, las mujeres se dan cuenta cuando el glúteo desciende y los tríceps del brazo se ponen mas flácidos, y obviamente cuando la fuerza muscular ya no es la misma. ¿Cómo prevenir eso? Nutriéndonos con proteínas y/o buscando algún buen suplemento en polvo para desayuno y tarde, además de realizar 45 minutos de ejercicio de tipo anaeróbico o mixto, 2 a 3 veces por semana.

Ya desde hace muchos años se le viene prestando mayor importancia a la actividad física, la cual nos trae beneficios para la salud en todos los órganos y sistemas de nuestro organismo. El moverse logra que rompamos el sedentarismo, que hoy en día es uno de los factores que predisponen a cientos de enfermedades degenerativas que nos envejecen y enferman.

Pensamos muchas veces cuál es el mejor alimento para el bienestar de nuestro cuerpo, y lo primero que se nos viene a la mente son las frutas y verduras por su cantidad de vitaminas y antioxidantes que favorecen al cuerpo, además de estar al alcance de nuestras mesas.

El déficit de hemoglobina en la sangre es un problema serio que afecta a miles de niños en nuestro país. La carencia de hierro dentro de los alimentos básicos es la principal causa dentro de la población pediátrica, así como el poco consumo en los nueve meses de gestación de las madres.

Hoy en día nuestra preocupación crece como padres de familia al ver la cantidad de negocios y alimentos que contienen dosis altas de azúcar, este tipo de ingrediente presente en galletas, dulces, gaseosas, caramelos, postres, helados, entre otros que son parte de la dieta diaria de nuestros hijos y de la población en general. Al respecto, creo que nosotros tenemos las herramientas para poder bajar el consumo de este tipo de alimento primero dando información sobre los posibles daños a corto, mediano y largo plazo que tiene el consumir este veneno llamado AZÚCAR.